viernes, 9 de agosto de 2013

Crítica de "The 20/20 Experience", Justin Timberlake.





Mi crítica número 35 trata sobre el primer volumen del tercer álbum de estudio del Príncipe del Pop, Justin Timberlake, “The 20/20 Experience”, que tiene como responsabilidad quebrar 7 años de silencio musical.

Fue lanzado al mercado el pasado 19 de marzo y desde entonces ha gozado de un rendimiento comercial excepcional, contando con la certificación de doble platino en E.E.U.U y más de 3.000.000 de copias comercializadas en todo el mundo hasta estas fechas.

Conceptualmente, representa el grado de visión perfecta (20 de 20) marcado por varios estilos musicales distintos como el Pop, el R&B, el Neo-Soul, el Rock y el Dance.

Cuenta con 10 pistas en la Edición Estándar y 12 en la Deluxe; para seguir el concepto de la visión 20/20, esta entrada estará dedicada a la Estándar.


Arrancamos con un tema que es simplemente una delicia y que hubiera sido ideal para lanzarse como single (sobre todo si tenemos en cuenta las actuaciones que tuvo), “Pusher Love Girl”.

Juguetea sin miedos con el R&B y llega a saborear la música clásica con total libertad y sin pretensiones, y son precisamente los delicados violines los que dotan de distinción y elegancia al tema.

Es una de las pistas del álbum que más ponen en práctica (aprovechando su extendida duración) el “dos temas en uno”, y en la segunda parte llegamos a poder disfrutar de un Pop con ciertos toques Retro que hacen más pegadiza y quedaría conjuntamente perfecto para una versión Radio Edit.

Timberlake nos habla de una chica de lo más adorable que siempre le apoya, de una forma de lo más romántica y hablando metafóricamente de la droga.

“Porque todo lo que quiero eres tú, cariño, una vez más. Amor que apoya muy alto, estoy en el techo cariño, eres mi droga. Así que ven y sé mi camello, cariño, dámelo todo, porque todo lo que quiero eres tú, cariño. Eres mi pequeña, animante y amorosa chica”.

10/10



Primer sencillo, la exitosa, pegadiza y atractiva “Suit & Tie”. La encargada de romper 7 años de silencio musical y, ¡anda que no lo hizo!

Con su hipnotizante R&B tan fresco, tan entretenido y con un toque tan clásico, pero manteniendo ese toque Pop tan característico de JT, (y con más de medio minuto al principio que no logra convencer a muchos, entre los que me incluyo…) logró poner el listón muy alto en cuanto al pre-lanzamiento del disco.

El último minuto con el instrumental es para mí el éxtasis del tema, sin lugar a duda, y uno de los mejores momentos musicales del disco. La aportación del titán del Rap Jay-Z añade personalidad al tema y ambos artistas compaginan muy bien, la verdad.


Ambos nos hablan de una chica a la que arden en deseos de enseñar lo que es el amor, un corte apasionado y a la vez una invitación a la pista de baile.

Su vídeo musical (si ya el Lyric Vídeo era excepcional, este no se iba a quedar atrás) ensalza el concepto del tema, con elegancia, distinción y clase. Destacar (al igual que musicalmente, como ya habéis podido leer) los últimos segundos: las escenas del agua con la chica y con Justin no tienen ningún desperdicio, son puramente épicas.

“Y siempre que tenga mi traje y mi corbata, lo dejaré todo en el suelo esta noche. Y te arreglaron de punta en blanco, déjame enseñarte unas pocas cosas. Todo vestido de blanco y negro, y tú estás vestida en el vestido que me gusta.

El amor se mece en el aire esta noche, déjame enseñarte unas pocas cosas, déjame enseñarte unas pocas cosas. Enseñarte unas cosas del amor, mientras estamos en el columpio del amor. Déjame enseñarte unas cuantas cosas, unas pocas cosas del amor”.


10/10



“Don´t Hold The Wall” es el tercer tema y, para mí, el más inferior en todo el conjunto del disco. Ante todo, estamos ante una sensual invitación a la pista de baile.

Adopta una estética llamativamente Retro en la primera parte pero es que el Vocoder empleando en una considerable cantidad de momentos del tema lo hacen, al menos para mí, algo de lo más cargante; la segunda parte, en cambio, adopta un tono algo Electrónico y mejora con creces, pero tampoco es para tirar voladores.

“Baila en la luz, estoy empezando a verte, empezando a moverme y estás acercándote a mí. Ni siquiera permitirás que me vaya, así que cariño, ¡aguántate!

Oh, baila, no mantengas el muro”.

7/10



Continuamos adentrándonos en “The 20/20 Experience” con el que es, sin lugar a duda, uno de sus mejores temas: “Strawberry Bubblegum”.

Aquí hay una esencia R&B muy exquisita, que permanece durante la friolera de 8 minutos que esta canción dura: la primera parte, para mí, muestra un tono romántico musicalmente hablando, que me parece precioso; mientras que la segunda tiene una producción mucho más sensual, desafiante y sexy. Pero, por primera vez en el álbum, podemos ver más notablemente al Pop tan propio de Justin Timberlake.

Eso sí, durante el tema Timberlake coquetea con cierto erotismo, picardía y metafóricamente con una chica a la que describe como un agradable caramelo, un delicioso confite y, más específicamente, un pomposo chicle.

“Porque ella no es como nada que yo haya visto antes y, cariño, por favor, no cambies nada porque tu sabor es muy original. Y todo empezó cuando ella dijo <<hey, hey, hey, relamiendo ese pomposo chicle de fresa>>; me tienes cuando dices <<hey, hey, hey, explotando ese pomposo chicle de fresa>>. Mis labios son un pomposo chicle de fresa, de fresa”.

10/10



Alcanzamos la mitad del disco con el que es el tercer y, tristemente, el último corte promocional de este primer volumen del álbum: “Tunnel Vision”.

Una de las pistas más comerciales del álbum, una de las más pegadizas y una en las que más libremente y a sus anchas viaja el Pop, pero manteniendo un perfil muy R&B. El Timberlake más romántico se hace eco también aquí, donde nos cuenta de que la visión perfecta (diría que es la canción que más se acerca al concepto de al álbum) es mirando a su chica.

Su vídeo musical tiene un fondo muy artístico y fue propenso a mucha polémica, debido a que aparecen abundantes desnudos femeninos en este, junto a planos del Príncipe del Pop. Es de lo más atractivo, sensual, y los juegos de luces son de lo más entretenidos.

“Una bulliciosa habitación en cualquier sitio, un millón de personas al lado mío y todo lo que veo es a ti y, entonces, todo desaparece, desaparece, desaparece, desaparece.

 Sí, un millón de personas en una bulliciosa habitación, pero las lentes de mi cámara solo se preparan para ampliar. Y todo se vuelve muy claro, viene muy claro, se vuelve muy claro.

Tengo esa visión de túnel, para ti”.


8,5/10



La sexta pista del álbum es “Spaceship Coupe”, que mantiene el R&B-Pop tan característico de este disco pero en el que logro denotar cierto aire futurista, a cuentagotas, al principio y al final del tema.

Cabe destacar también el Rock tan poderoso que se apodera del puente de la canción, la guitarra eléctrica queda de maravilla en esta pista y es un detalle que le otorga gracia de un modo u otro.

Se trata de uno de los temas más románticos, apasionados y entrañables del disco, que Timberlake dedica sin reparos y con mucho amor a su amada. La letra es muy bella, la verdad.

“Cariño, esta es la parte en la que tú y yo y todas las estrellas chocamos esta noche. Esta es la parte en la que nos apartamos y volamos muy, muy lejos, muy lejos”

“Salta a mi astronave, solo hay habitación para los dos (tú y yo), y hacia abajo cruzaremos, aterrizaremos y haremos el amor en la Luna”.

8,5/10



Probablemente muchos de nosotros cada vez que lleguemos a este tema digamos, ¡hacía falta un toque así en el disco! Algo más Jazz, más Retro: “That Girl”.

Y es que este ambiente musical le hace una delicia. De nuevo volvemos a ver a un JT romántico, pero esta vez nos cuenta que hay una chica de la que, irremediable y e inevitablemente, está enamorado.

“Porque estoy enamorado de esa chica, así que no te enfades conmigo, porque estoy enamorado de esa chica, así que no te enfades conmigo. ¿Y qué, si tú estás al otro lado de la vía? ¿Y qué, si el mundo no piensa que compaginemos?
Lo atribuyo como que mi amor está en cera, y adivina qué. Estoy enamorado de esa chica, porque ella me dijo que está enamorada de mí”.

8/10



Vamos finalizando el disco con un poco de ritmo, energía, de salsa pal´cuerpo (como quien dice), añadimos un toque de Dance-Pop, esencia latina y elementos tribales, Justin Timberlake y, ¿qué nos sale? “Let The Groove Get In”, esa es la respuesta.

Era mi apuesta preferida para tercer single, (porque un radio edit de este tema hubiera sido perfecto) y la verdad es que tiene un saborcillo tropical que a Timberlake le sienta de maravilla y que, probablemente, con su debida promoción hubiese tenido éxito en las listas (especialmente en el verano).

Nos invita en todos los sentidos a sucumbir a la pista del baile, a que la música se deslice por nuestro cuerpo, a que lo demos todo, a que el ritmo entre en nosotros: a su vez son visibles algunos rasgos de amor apasionado hacia una mujer que parece estar con él.

Un vídeo musical para este tema hubiera estado muy bien, la verdad. No puedo evitar imaginarme a Justin en la plaza del mercado de una isla tropical vendiendo pescado y dando palmadas al ritmo de este tema, de verdad. Algo rodado en las Bahamas, Hawaii o mejor aún, en Las Maldivas, hubiese merecido mucho la pena, que haya una esencia isleña/latina/fiestera/tropical.

“¿Estás cómoda? Ahí, ahí, deja que el ritmo entre, ahí, ahí, ahí. Deja que el ritmo entre en ti, bátelo, como si supieras que no tienes nada que perder, hazlo, muévelo.

Chica, sabes lo que hemos venido a hacer, a no cometer un error, estás en el lugar para ser, de lejos. Así que…Volvámonos locos, como si nunca fuésemos a ver el mañana”.

10/10



Y, a los que estéis leyendo esto y no lo conozcáis (que lo dudo mucho) os presento al que quizás es el tema más exitoso del álbum y, sin duda alguna, el mejor de este, la gran “Mirrors”.

Segundo single y si no el más, uno de los temas más comerciales del álbum: tiene el Pop como estilo principal pero se asoman como estilos el Dance, un toque de Rock y también el R&B. Es pegadizo y a pesar de ser el tema más largo del álbum (8:06 minutos) es una delicia y, al menos para mí, gusta desde la primera escucha.

Es, probablemente, la mejor letra de todo el disco. Nos cuenta su historia de amor con una chica, la chica a la que quiere: define todo como un conjunto de espejos.


Su vídeo musical tiene una gran historia detrás, recapitula la vivencia amorosa de sus abuelos de una forma muy tierna y podemos ver escenas de él en una sala llena de espejos. La verdad es que se agradecen significados tan tiernos, tan adorables y con resultados tan brillantes y entretenidos.

“Porque no quiero perderte ahora, estoy mirando ahora a la otra mitad de mí, la vacante que se sentó en mi corazón, es un espacio que ahora tú sostienes. Muéstrame cómo luchar para el presente, y te diré, cariño, era fácil, volviendo a ti una vez que lo supuse, estabas aquí todo el tiempo.

Es como que tú eres mi espejo, mi espejo permaneciendo tras de mí; no pude tomar nada más grande con alguien más al lado mío. Y ahora está claro como esta promesa, que creamos dos reflejos en uno: porque es como que eres mi espejo, mi espejo permaneciendo detrás de mí, permaneciendo detrás de mí”.


10/10



Finalizamos el álbum con un corte que no tiene prácticamente nada que ver con la estética del disco en sí, y filtrea con la Electrónica, coqueteando un poco con la música clásica al final y dotado de cierta oscuridad, además de cierto tenebrismo al final. La única Balada del álbum: “Blue Ocean Floor”.

Recuerda al estilo empleado por Madonna en su obra maestra, “Ray Of Light” (1998), debido a que posee la misma estética Electrónica con un toque oscuro y espiritual. Timberlake sorprende con una voz que encaja a la perfección con el tema en sí. Y es que es una delicia escuchar algo así en un disco R&B, aunque su instrumental sea ciertamente algo siniestro.

 Lo percibo como un encuentro amoroso siniestro, de una relación que no está muy bien vista por la gente: algo así como un amor prohibido. Una buena manera de cerrar el disco, la verdad.

“Solamente envía el latido de tu corazón, voy al azul suelo oceánico. Donde no nos encontrarán más, en ese azul suelo oceánico”.

9/10



No os dejéis llevar por las duraciones de algunos temas que a algunos, a primera vista, pueden resultarle de lo más sobrecargado, muy agotador o difícil de escuchar. Porque la mayoría de temas que duran más de 7 minutos tienen un concepto ideal que los hace más llevaderos a la hora de escuchar: dos temas en uno, una de las principales características del álbum.

“The 20/20 Experience” es una experiencia que merece ser vista, que merece ser experimentada, pero sobre todo, que merece ser escuchada con paciencia y con mucho mimo. Timberlake es un artista que además de cantar, produce y compone sus propios temas: así que todo lo que oigáis en este disco habrá salido de su corazón y de su mente.

Es una experiencia de lo más variada, con distintos tonos, distintos matices que vamos descubriendo según la vivimos: denotamos Pop, R&B, Rock, Retro, Jazz, Latin, Dance, Electrónica, Clásica…Está teñido de modo que cualquier tema nos aporte algo distinto, que sea una exquisita variedad de sonidos.


Un abanico de experiencias que cuajan a la perfección entre ellas, dejándonos un resultado que, si bien no es al 100% fácil de escuchar (la verdad sea dicha), sorprende con su resultado y deja al espectador con una sensación fresca, con un buen sabor de boca.

Destacar, por encima de todo, “Pusher Love Girl”, “Strawberry Bubblegum”, “Let The Groove Get In” y “Mirrors”, mis temas preferidos del álbum y sin duda varios de los más representativos y de los que más calidad gozan de este. Esto sin dejar de lado, por supuesto, a “Blue Ocean Floor” y “Suit & Tie”.

En definitiva, una visión, una experiencia agradable y cómoda que nos muestra el omnipresente talento que Timberlake posee y hace suyo con esta producción. ¡Enhorabuena!

85/100
Mostrar comentarios
Ocultar comentarios

6 comentarios:

  1. Muy buena crítica, estoy de acuerdo en casi todo excepto... que mi canción preferida es "Don't Hold the Wall"!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado esta entrada. ¡Te recomiendo que eches un vistazo a otras entradas de este Blog que puedan ser de tu agrado!

      Justamente tu preferida es la que menos prefiero de lo que es el conjunto del álbum pero aún así es de mi agrado. ¡Mis preferidas, como habrás comprobado, son "Mirrors", "Let The Groove Get In", "Pusher Love Girl" y "Strawberry Bubblegum"!

      Muchas gracias por tu comentario =D.

      Eliminar
  2. Este disco de Justin Timberlake me encanto mis favoritas son:
    Pusher Love Girl
    Mirrors
    Tunnel Vision
    Don't Hold Wall
    That Girl
    Las que no me gustaron son:
    Let The Groove Get In
    Strawberry Bubblegum
    Blue Ocean Floor
    De hecho este disco me gusto mas que la 2da parte de este album The 20/20 Experience 2 of 2 no me gusto mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Concordamos sin problema. El segundo volumen tampoco logró ser mucho de mi agrado, pero una de sus pistas, "True Blood", no tiene absolutamente ningún desperdicio.

      Yo me hice fan de Timberlake con este álbum que, al igual que a ti, me gusta mucho. Mis preferidas son "Mirrors", "Strawberry Bubblegum", "Let The Groove Get In" y "Suit & Tie". ¡Un saludo!

      Eliminar
  3. Excelente Critica! Una minuciosa mirada a su arte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por tu comentario tan positivo, Luis! Te incito a que eches un vistazo a otras entradas de este Blog que puedan ser de tu interés, jeje.

      ¡Un saludo! =D

      Eliminar