viernes, 26 de agosto de 2016

Crítica de "Glory", Britney Spears


Glory es el noveno álbum de estudio de la artista estadounidense Britney Spears, el cual se encuentra disponible a nivel mundial desde el día de hoy, 26 de agosto. El nuevo disco de la princesa del pop es el sucesor de Britney Jean (2013), e incorpora doce cortes, cifra que asciende hasta un total de diecisiete pistas en su edición deluxe.




1. Invitation – El tema encargado de dar comienzo a la novedosa producción discográfica de la cantante, con un título que denota gran elocuencia, no solo supone una bienvenida más que cálida a los adentros del álbum a nivel conceptual, sino que también hace las veces de introducción sonora, alternando elegancia, sobriedad y dulzura. 8,5



2. Make Me… (ft. G-Eazy) – Es inevitable sentir sorpresa y desconcierto al descubrir, en una compleja e inicial toma de contacto, el primer single de Glory, así como la única colaboración incluida en el mismo, al ser partícipe el rapero G-Eazy. Se trata de la primera carta de presentación de una producción discográfica de toda la carrera de la cantante que no es definida como un up-tempo, dando ello lugar a una nueva y más que acertada reinvención dentro de su discografía.  10



3. Private Show – En el tercer lugar se posiciona uno de los cortes menos memorables del álbum, el cual resulta llamativo debido a la desnudez vocal de Spears, carente de todo tipo de modificación. Es una pena, no obstante, que semejante instrumental sea desperdiciado de manera tan poco satisfactoria: ¿acaso no sería un corte considerablemente más acertado si se tratase de un mero interludio?  6

4. Man On The Moon – Uno de los mayores atractivos que presenta uno de los temas con uno de los nombres más encandiladores del tracklist es, curiosamente, la utilización de filtros vocales varios. Acompañada de un instrumental sorprendente, que experimenta variaciones a lo largo de su desarrollo, sus versos esconden una de las muestras de romanticismo más pronunciadas del disco.  7,5

5. Just Luv Me – A pesar de presumir de uno de los instrumentales más cautivadores, atractivos y elegantes del proyecto, esta proposición e incitación al amor resulta, en su generalidad, algo anodina, aunque no por ello debe ser calificada como desdeñable. 7

6. Clumsy – Si bien es cierto que se trata de una de las invitaciones a la pista de baile más generosas de la más reciente producción discográfica de la intérprete de Toxic, queda relegada de toda consideración como uno de sus momentos más destacables debido a una producción embrutecida que, aunque efectiva, otorga al oyente la sensación de encontrarse, en cierto modo, ante una maqueta.  7,5

7. Do You Wanna Come Over? – ¿Hay alguna canción que tenga más papeletas para desempeñar la función de segundo single de Glory? No cabe duda de que la composición en cuestión es uno de los cortes con mayores posibilidades comerciales que Britney haya interpretado durante los últimos años, en especial, gracias a su contagioso estribillo. 9,5



8. Slumber Party – Sin tratarse de una de las composiciones más rompedoras del LP, ello no resta que se trate de una más que sugerente incitación al disfrute y al goce. Esta anecdótica banda sonora de fiestas de pijamas va de la mano de una producción tan dinámica como enérgica y, por ello, carente de desperdicio. 8

9. Just Like Me – Una guitarra como protagonista de sus estrofas, un emocionante pre-estribillo y un break posterior vigoroso, como acompañamiento de un más que encantador estribillo, suponen como conjunto uno de los momentos más accesibles de Glory y, por qué no, un interesante candidato para desempeñar la función de corte promocional. 9

10. Love Me Down – Afortunadamente, no han sido numerosas las ocasiones a lo largo de la discografía de la artista en las que temas destacables hayan sido reducidos a cortes más mediocres, solo por carecer de un estribillo digno. No obstante, en esta ocasión vuelve a darse un caso semejante, pero aún más trágico si cabe: ¿cómo unas estrofas aceptables, un puente curioso y un pre-estribillo tan fantástico pueden ser mancillados de tal manera con un estribillo tan extremadamente previsible y básico? 6,5

11. Hard To Forget Ya – Si bien ciertos elementos podrían resultar atractivos, al menos en un principio, no es necesario que transcurra demasiado tiempo para apreciar que, justo al contrario que su título, el tema en cuestión resulta considerablemente olvidable e, incluso, el corte más “rechazable” del conjunto del álbum. 5,5

12. What You Need – Para dar cierre al formato estándar, en la duodécima posición se encuentra una canción que no solo supone una agradable sorpresa por su alta efectividad, sino también por su exquisito deje retro, el cual termina de aderezar una pista basada en la propia reafirmación de la artista como lo que es: una auténtica diva del espectáculo. 8,5


13. Better – El primer bonus track se caracteriza, al igual que su pista predecesora, por adentrarse en un terreno no explotado previamente por Spears. La estadounidense coquetea sin miramiento alguno con el house tropical, resultando así, no solo uno de los estribillos de mayor gancho del álbum, sino también uno de los temas candidatos para ser escogido como sencillo. 9

14. Change Your Mind (No Seas Cortés) – La curiosidad lingüística parece haberse apoderado de la intérprete de Womanizer a lo largo del proceso creativo de su último proyecto: una breve frase en castellano figura en este corte, así como una breve intervención en dicho idioma en su puente. Dicho aspecto supone su mayor gancho, puesto que, sin resultar de ninguna manera una pista insípida, carece de interés en comparación con otros temas del disco. 7

15. Liar – El desengaño amoroso supone la base para una de las auténticas joyas que figuran en Glory. Su sensacional estribillo, así como sus desencadenantes instantes previos, al margen de sus atractivas estrofas, desembocan en una bomba de relojería pop marca de la casa, sin que quepa la más mínima duda. 10

16. If I’m Dancing – El espíritu de la invitación a la pista de baile, con ciertos atisbos románticos, es motivo suficiente para originar una de las más intensas propuestas de la nueva producción discográfica de la cantante, al alternar una firme combinación entre el desenfreno sin reparos y la exposición rítmica más leve. 9

17. Coupure Électrique – Son múltiples los motivos que convierten a la décimo séptima y última pista del conjunto en un desenlace más que exquisito para Glory. Sus maravillosas reminiscencias a Blackout (2007), el álbum de estudio por excelencia de Britney Spears hasta la fecha, son notorias desde un primer momento, a través de un instrumental electrónico hipnótico, pero también sutilmente rompedor por momentos. Ello resulta más curioso aún si se toma en cuenta que, la traducción del título de la pista, “coupure électrique”, es “blackout, es decir, “apagón”. Por si ello fuera poco, se trata de la primera canción de la carrera de la princesa del pop cantada al completo en francés: ¿hace falta puntualizar lo encantadora que resulta la artista interpretando en dicho idioma? Sería todo un placer disfrutar de su voz, más a menudo, en dicha lengua. 10


La carrera musical y el estrellato de la cantante, tan brillantes como complejos debido a diferentes altibajos de sobra conocidos, se han diferenciado con perpleja facilidad de los de otras figuras de la industria fonográfica debido, no solo a emocionantes videoclips o a un carisma innegable, sino también a sólidas propuestas pop que, en multitud de ocasiones, han ubicado a la artista en una posición privilegiada y única: tanto que, considerando su impacto en las nuevas generaciones de artistas, será prácticamente imposible que dicho estatus desaparezca jamás.

El sensual y sorprendente In The Zone (2003) y, en especial, el fantástico, apoteósico e innovador  Blackout (2007), al margen de otros destacables trabajos, han sido consideradas siempre como las más irrefutables pruebas de lo icónica e influyente que ha resultado su trayectoria artística. Precisamente por ello, resulta inevitable generar expectativas con respecto a las nueva producciones discográficas de Britney en base a lo establecido por los dos discos citados o, más aún, generar comparaciones entre sus lanzamientos inéditos y los susodichos. A pesar de ciertos temas que se catalogan como algunos de los más memorables de su carrera, resulta más que evidente en el caso de su conjunto de pistas predecesor, Britney Jean (2013), señalar el desequilibro y la involución con respecto a las creaciones previas. Una vez alcanzado dicho punto, ¿resulta Glory satisfactorio si se toma en cuenta el longevo recorrido de Spears hasta el día de hoy?


Es más que necesario señalar que las comparaciones con su antecesor no son, ni tan siquiera, merecedoras de ser mencionadas. El nuevo Long-Play de la artista, aquel de mayor duración de su discografía, no solo tantea terrenos antes inexplorados por la misma (Better supone la primera toma de contacto de la intérprete de Toxic con el tropical house, el single Make Me… se confirma como una pronunciada e intensa reinvención, mientras que What You Need, por ejemplo, está exquisitamente impregnado de influencias de géneros clásicos), sino que incide con fuerza en aquello en lo que la artista siempre ha destacado: en la elaboración del más intenso y clásico pop. Así, Do You Wanna Come Over? se proclama como una de las propuestas más directas de la artista en los últimos años, Liar se define como una composición pop magnífica o, Coupure Électrique, como una de las rarezas más placenteras de su trayectoria. Tampoco es conveniente no prestar atención a pistas como Slumber Party o Just Love Me, entre otras.

Si bien dista, en cierto modo, de coronarse como el álbum de estudio más destacable de la princesa del pop (o no, solo el paso del tiempo podrá llevar a cabo dicha afirmación), esta nueva producción discográfica se define, desde un primer momento, como una de sus colecciones de pistas más dinámicas, sorprendentes, enérgicas, y emocionantes de su carrera, además de una de sus más cohesivas, tomando en cuenta la notable uniformidad entre los cortes, a pesar del gran número existente de los mismos. Todo ello, sumado al aumento de confianza que la cantante ha experimentado a lo largo de los últimos meses de cara a los escenarios, en lo que respecta a su presencia y energía escénica, hace de esta nueva etapa un ciclo emocionante en su trayectoria, el cual está marcado por la edición de Glory: una reafirmación más que sólida y, valga la redundancia, gloriosa, del innegable legado de Britney Spears.

75/100
Mostrar comentarios
Ocultar comentarios

8 comentarios:

  1. 7?¿?¿ A JUST LUV ME?¿¿ LOL no lo puedo tomar en serio y lo de love me down tampoco era de esperar ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un siete no es una mala calificación, ¿no crees? El único inconveniente que le veo a "Love Me Down" es semejante estribillo pero, de resto, es fantástica, jeje.

      Eliminar
  2. lo peor es que le das menos nota que a britney jean :V.. sergio eres tu?¿

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, Raspucio, tiene menos nota que "Britney Jean", pero a día de hoy la calificación que le daría a ese disco sería un 65 o un 60, un 70 como mucho. La crítica fue hecha hace casi tres años y, desde entonces, mi percepción de él ha cambiado mucho, como quizás pueda suceder con "Glory", para bien o para mal (de hecho, creo haberlo escrito en la entrada).

      Lamento si por ello la entrada no ha sido del todo de tu agrado y, por supuesto, te agradezco tus comentarios, que son siempre bienvenidos.

      Un saludo.

      Eliminar
  3. Tus criticas antes eran como más emocionantes al momento de leerlas... Ya no pareces el Sergio de antes :/ pero bueno, sigue siendo un buen blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿De veras piensas eso, Robert Morales? Lo cierto es que lamento escucharlo, puesto que mi intención es siempre la de, en la medida de lo posible, mejorar. ¿Tienes alguna sugerencia en concreto, hay algo que eches de menos en el blog?

      Gracias por tu cumplido y por tus honestas palabras, en cualquier caso.

      Un saludo.

      Eliminar
  4. "Man On The Moon" me parece muy baja la puntuación, yo le pondría un 9, la canción es muy buena en mi concepto, en una parte suena muy tropical y eso suma muchos puntos, de resto la puntuacion es acertada,"Just Luv Me" le hace falta algo para que me enganche,"Clumsy" me parece a mi la peor del album y la JOYA se llama "LIAR" que señor temazo y para mi merece ser el segundo sencillo y en otras plataformas lo piden a gritos que lo sea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, el puente de "Man On The Moon" y su final son todo un acierto. Estoy totalmente de acuerdo con todo lo que has dicho, en especial en lo que respecta a "Liar", que puede ser el tema más efectivo de Britney en años, ¡me alegra que coincidamos!

      Es un placer leerte por aquí, aún tras varios años de seguimiento, David, es algo que te agradezco enormemente. ¡Confío en que todo vaya de maravilla!

      Un saludo.

      Eliminar