jueves, 9 de febrero de 2017

Lady Gaga retoma su excentricidad para el explosivo clip de "John Wayne", nuevo sencillo de Joanne



La noche del pasado domingo 5 de febrero, Lady Gaga se apoderaba del gigantesco escenario del Halftime Show perteneciente al LI SuperBowl, originando así una de las actuaciones más memorables jamás concebidas durante la historia de dicho evento.

Escaso tiempo después, la artista estadounidense revelaba las fechas y el cartel de su próxima gira de conciertos, Joanne World Tour, que se corresponde con la fotografía añadida al comienzo de la entrada, en el cual puede intuirse una esencia retro más que notoria. La serie de espectáculos iniciará el 1 de agosto en Vancouver (Canadá) y finalizará el 14 de diciembre en Salt Lake City (Estados Unidos), con un concierto único en España, en concreto en la ciudad de Barcelona, fechado para el 22 de septiembre. Por otro lado, este domingo, la intérprete compartirá escenario con Metallica, con motivo de la entrega de los premios Grammys. 




En lo que respecta al resto de la actividad promocional de su quinto álbum de estudio, Joanne, cuya edición tuvo lugar el pasado 21 de octubre, más de dos meses han transcurrido desde que viese la luz el vídeo de Million Reasons, segundo single del disco y, probablemente, el corte visual de mayor simplicidad de la carrera de Stefani Germanotta. No obstante, ante la sorpresa de sus seguidores y, sin anuncio previo alguno, ayer fue editado a través de la plataforma de streaming Apple Music el clip de John Wayne, una de las pistas más enérgicas de la última producción discográfica de la artista. No obstante, probablemente a sabiendas de la relevancia de las cifra de visualizaciones, ha sido editado en la cuenta de VEVO de Gaga hace escasos momentos.

El vídeo en cuestión, que supone la tercera parte de la pequeña serie visual comenzada por Perfect Illusion, no solo supone una clara evolución con respecto a sus dos episodios previos, sino que se trata de un regreso por parte de la intérprete de Bad Romance a sus orígenes artísticos, al caracterizarse por una excentricidad y una trama a raudales dirigida por Jonas Akerlund en la que se combinan coreografía, automóviles, drogas, disparos o muerte, suponiendo, de esta forma (a pesar de no poder compararse con cortes visuales tales Telephone o G.U.Y.), un regreso bizarro e impredecible a la extravagancia tan recurrente en la espectacular videografía de Lady Gaga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario