domingo, 1 de mayo de 2016

Diez primeros días sin Prince, la leyenda


El inmenso, icónico y titánico Prince falleció el pasado 21 de abril, a la edad de 57 años, en su vivienda y estudio, Paisley Park, ubicada en Minnesota, Estados Unidos. 

El artista y músico fue hallado inconsciente en su mansión dicho día y, tras su autopsia, sus restos fueron incinerados, manteniéndose la localización de los mismos en secreto por cuestiones de privacidad. Cabe destacar que, aún, no se conocen con exactitud las causas de su muerte.

Una semana antes de su defunción, el cantante había finalizado su gira Piano & A Microphone Tour, que dio comienzo en Melbourne, Australia, el 16 de febrero. Las dos últimas fechas de su serie de conciertos, que tendrían lugar el 7 de abril en el Fox Theater de Atlanta, Estados Unidos, fueron pospuestas, debido a una gripe del intérprete, hasta el día 14 del mismo mes, cuando fueron llevados a cabo dichos espectáculos. Así, HITNRUN Phase Two, su trigésimo noveno y último álbum de estudio editado con vida, fue puesto a la venta el 12 de diciembre del pasado 2015, tras una breve exclusiva en la plataforma de streaming Tidal. 


Semejante pérdida supone un auténtico derrumbe para la industria fonográfica y el mundo de la música por sí mismo, al tratarse de una figura de indudable relevancia, cuya influencia en los músicos y artistas, tanto de hoy como de las últimas décadas, es más que notoria. Por desgracia, su insistente negativa con respecto a las redes sociales y la era digital, entre otros aspectos, habrían sido los causantes de su inmerecido descenso de popularidad a lo largo de los últimos años. Afortunadamente, el impacto artístico y la inconmensurable calidad de sus producciones, en especial aquellas lanzadas durante la década de los ochenta, así como su innegable talento y total implicación en sus proyectos, prevalecerán siempre como testigos de semejante prodigio. A su vez, se trata de uno de los cantantes de mayor éxito comercial de todos los tiempos. 

Numerosos artistas se han pronunciado con respecto a tal trágico suceso, que supone el segundo impacto dentro de la música este 2016, tras el fallecimiento del camaleónico David Bowie el pasado 10 de enero. Cualquiera diría que el número de los más sorprendentes y transgresores exponentes del cuarto arte se reduce a una velocidad vertiginosa...

Adquirir el inmenso catálogo de Jamie Starr es solo posible a través de iTunes y puede escucharse mediante TIDAL, tras la eliminación de sus álbumes de Spotify, sumándole a ello la ardua tarea que es encontrar algunas de sus producciones en Youtube. Si tienen la posibilidad de disfrutar de sus creaciones, no lo duden ni por un instante. A continuación, les dejo con Purple Rain: editada en 1984, se trata de la banda sonora de la película homónima, quizá su trabajo de mayor prestigio, considerado, además, como uno de los mejores discos de la historia. El mundo entero contempla ahora la preciosa 'lluvia violeta' que vierte desde el cielo Prince, una nueva estrella que, cada noche, adorna el oscuro firmamento con su eterna brillantez.


Mostrar comentarios
Ocultar comentarios

2 comentarios:

  1. Tremendo mazazo, cuando aún no nos habíamos recuperado de la pérdida de Bowie. Estos dos me han partido literalmente. Eran los artistas que más me gustaban y que más me han impactado junto con otro grande desaparecido, el argentino Spinetta.
    Pero fue Prince el que más llenó mis primeros sueños musicales, y tuve la suerte de compartir escenario con él en Barcelona, en su gira del 98.
    Saludos Sergio!
    http://amalgamaexpress.blogspot.com.es/2013/12/mi-encuentro-con-prince-en-el-escenario.html?m=1

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente, son pérdidas gigantescas para el mundo de la música. Para ti debe ser algo terrible, al saber que eran dos de tus preferidos...Lo lamento, de veras.

      He leído el fragmento del artículo en el que relatas tu estancia en el escenario junto a Prince y la verdad es que me ha sorprendido bastante. Tiene que haber sido una experiencia maravillosa, un sueño hecho realidad...¡No todo el mundo puede decir que ha estado a centímetros de distancia de semejante leyenda!

      Gracias por dejar por aquí la aportación de tu blog y, por supuesto, por tu comentario.

      Un saludo muy afectivo, Manolo.

      Eliminar