domingo, 5 de julio de 2015

¡Rihanna se convierte en una sanguinaria secuestradora, sedienta de venganza, en el nuevo vídeo de "Bitch Better Have My Money"!



Yayo, yayo
Moo-la-lah
Yayo

Bitch better have my money!
Y'all should know me well enough
Bitch better have my money!
Please don't call me on my bluff
Pay me what you owe me
Ballin' bigger than LeBron
Bitch, give me your money
Who y'all think y'all frontin' on?

Like brrap, brrap, brrap
Louis XIII and it's all on me, nigga you just bought a shot
Kamikaze if you think that you gon' knock me off the top
Shit, your wife in the backseat of my brand new foreign car
Don't act like you forgot, I call the shots, shots, shots
Like brrap, brrap, brrap
Pay me what you owe me, don't act like you forgot

Bitch better have my money!
Bitch better have my money!
Pay me what you owe me
Bitch better have my
Bitch better have my
Bitch better have my money!

Turn up to Rihanna while the whole club fuckin' wasted
Every time I drive by, I'm the only thing you're playin'
In a drop top, doin' hundred, y'all in my rearview mirror racin'
Where y'all at? Where y'all at? Where y'all at?

Like brrap, brrap, brrap

Louis XIII and it's all on me, nigga you just bought a shot
Kamikaze if you think that you gon' knock me off the top
Shit, your wife in the backseat of my brand new foreign car
Don't act like you forgot, I call the shots, shots, shots
Like brrap, brrap, brrap

Pay me what you owe me, don't act like you forgot

Bitch better have my money!
Bitch better have my money!
Pay me what you owe me
Bitch better have my
Bitch better have my
Bitch better have my
Bitch better have my money!

Bitch better have my money!
Pay me what you owe me
Bitch better have my 
Bitch better have my 
Bitch better have my money!

¡Tras su magnífico tráiler, que iría de la mano del anuncio de su publicación, la cual ha tenido lugar hace tres días, finalmente, ya podemos disfrutar al completo del nuevo vídeo musical de "Bitch Better Have My Money", el más reciente single de Rihanna! 

El clip, disponible al igual que el sencillo por separado en iTunes, consta de una duración exacta de 7:01 minutos, una generosa extensión y más que razonable, en especial si tomamos en cuenta que su adelanto que su adelanto era de, prácticamente, dos minutos. De forma sorprendente, su dirección corre a cargo de la propia Reina de Barbados, además de participar en la misma el cuarteto MegaForce.



El tema en cuestión es una pista adictiva y, pudiendo gustar o no, toda una invitación a las pistas de baile al más puro estilo Urban. A juzgar por su letra, el descaro y la actitud de Rihanna en la misma, su oscuro instrumental o su épico final, podríamos esperar un corte visual plagado de sensualidad, ambientando en el mundo de la noche, sinónimo tanto de fiesta como de peligro, o plagado de strippers, pole dancers y billetes a tutiplén, como aquel "Pour It Up"

No obstante, la cantante nos ha sorprendido muy gratamente con un corte visual, no solamente a la altura de las expectativas depositadas en ella tras quince años de carrera, siete álbumes de estudio y clips tales como "Te Amo", "Where Have You Been", "Man Down" o "We Found Love", pudiendo considerarlo, además, como uno de los más destacables de toda su trayectoria artística y, si no el mejor, uno de los más memorables en lo que llevamos de 2015. ¡Una pena que la censura (que, en este  caso, es considerablemente lógica) vaya a repercutir de forma tan intensa en su cifra de visitas que, por el momento, se hallan en torno a la nada rechazable cifra de 15.000.000!



Lo primero que observamos es, precisamente, una advertencia de contenidos, tanto por el uso de cierto lenguaje como por muestras de violencia y desnudos. 



Y es que aquel adelanto suponía, como de un modo u otro era de esperar, el comienzo de este clip. Tras intuir dos piernas sentadas en lo que supondría una especie de banco sobre una pequeña extensión de césped, el panorama cambia completamente. 



Observamos a una mujer, la cual se prepara para salir, en la más que cómoda suite de su hotel, mientras nuestra querida RiRi se dirige hacia el mismo, conduciendo su camioneta con una expresión que manifiesta tanto aburrimiento como cansancio. 





Como podemos comprobar, la habitación en la que se hospeda está colmada de lujos, pero que no comparte en soledad, y es que disfruta en su estancia con su adorable perro y un hombre, que es su marido, del que se despide antes de abandonar la estancia. 



Por otro lado, Rihanna se apresura a bajarse de su camioneta y sube unas escaleras cargando, con cierto esfuerzo, un baúl. 



Continuamos con una perspectiva de la adinerada mujer que, en compañía de su mascota, se dirige al ascensor del hotel. 


Y, ¿adivinad con quién se encuentra en él...? ¡Sorpresa! Con aparente indiferencia, la cantante continúa se encuentra sobre su baúl, dentro del ascensor: no obstante, cuando este se cierra y vuelve a abrirse, aquella mujer no se halla dentro del mismo, aunque su perro permanece en manos de Rihanna. En este instante, comienza a sonar "Bitch Better Have My Money".



Procede a cargar el equipaje, en cuyo interior se encontraría su víctima, que será llevado hacia el parking del hotel, en el que sus dos secuaces se encargarán de atarlo al maletero de un nada desdeñable descapotable. 




Y, cuando se advertía de los contenidos del vídeo en su comienzo, no era en vano: puesto que, no solamente la mujer secuestrada se halla completamente desnuda en el interior del coche sino que, además, la conducen forzosamente a una nave abandonada en la cual será colgada del techo a modo de tortura. 



Sin lugar a dudas, uno de los momentos más impactantes del clip o, al menos, en los que más desencajados nos quedamos tras visualizarlo por primera vez, ¿no creéis? ¡Es, cuanto menos, perverso! 




A la luz del día, se embarcan a una gasolinera para reponer su vehículo y, en la que la cantante aprovechará para hacer una llamada, tras la cual reaccionará colgando el teléfono con muy mal genio, probablemente al recibir una respuesta que no esperase de ninguna manera. 






Quizás para no dejar pistas, se dirigen a una zona apartada en la que procederán a incendiar su auto, de nuevo con su víctima dentro del baúl, desplazándose en una pequeña camioneta que, si os fijáis, es la misma que la artista conduce en las primeras escenas. 




Tras observar el auto envuelto en llamas, cambiamos de nuevo de vehículo, pero, esta vez, a lo grande: nos encontramos a la secuestradora, sus cómplices y la secuestrada en un buque, una especie de barco de carga en el que, oiga, quién lo diría, ¡se han montado hasta su particular pool party! Y es que, hay quien no desaprovecha para nada su tiempo libre, ¡incluso en mitad de un crimen!



Disfrutan al aire libre en medio de falsas palmeras, una pequeña piscina hinchable de agua con flotadores o semejantes, mientras Rihanna se halla tendida sobre una tumbona (y disfrutando de lo lindo) o en el compartimento de mayor altitud del navío, sentada en un flotador. 



La verdad es que, mis queridos seguidores, este es uno de los momentos del vídeo en el que es más notorio el deje de presupuesto para el mismo, ¡las tomas son magníficas y espectaculares! 

Se interrumpe por un breve momento el tema y observamos a la cantante disparando al cielo, provocando una explosión de humo de tamaño considerable y, la más asombrosa panorámica que podemos contemplar en el videoclip, hace aparición, mostrándonos la mencionada detonación y el buque en la inmensidad del precioso océano.




A su vez, la adinerada mujer parece no estar pasándoselo para nada mal (pero, como es evidente, no es más que un parecer). La que comienza a estar al borde de su paciencia es la propia Rihanna que, de nuevo, efectúa una llamada telefónica no muy agradable, tras la que disparará a su teléfono móvil, tras arrojarlo al mar con muchísima rabia. 








Como os decía anteriormente, lo cierto es que han encontrado en mitad del secuestro una infinidad de momentos para relajarse y disfrutar de la vida en general. Esta vez, tendidas bajo la luz del sol. 

Pero, un agente aparece conduciendo su coche policial. La desafortunada víctima intenta pedir auxilio pero, cuando se dispone a ello, una de las secuestradoras le azota en la cabeza con una botella de cristal, que se reduce a añicos, provocando el desmayo de la víctima. 





Esto, irónicamente, da lugar al instante de mayor carga cómica del clip, puesto que, ante el estado inconsciente de la pobre mujer, la Reina de Barbados toma su mano para que todo aparente estar bien, escena ante la que el sheriff no es muestra para nada susceptible y continúa su camino.




Una de las últimas secuencias en las que podremos verlas juntas será en una especie de motel donde consumirán alcohol y drogas varias, llegando incluso a aparentar que aquella mujer que estaba tan dichosa en su habitación de su lujoso hotel, ¡disfruta del desfase! 





Pero, ojo, no es la única que sucumbe a tales efectos: también lo hacen aquellas que la han inducido en semejante situación. 




Y, al parecer, aquel barco de carga les dejó con ganas de una auténtica piscina. De las de verdad, de aquellas construidas en el suelo, con paredes adheridas y una gran cantidad de agua: ¡pues a una de ellas se dirigieron! Y, como no podía ser de otra manera, no iban a hacerlo sin su set acuático. En particular, un cocodrilo (de nuevo, hinchable) que tendrá más utilidad de la que ellas creerían instantes después...




De nuevo tienen compañía y, cómo es la vida, que no es nada más y nada menos que el mismo policía que se percató en su coche de patrulla de que todo andaba con regularidad. Y, ¡uy! ¿Dónde está la víctima? 


Esta vez, con un enfoque a su trasero incluido (ya sabemos que poc@s superan a Rihanna en lo que a desinhibirse se refiere), nuestra querida víctima se halla bajo dicho falso animal, conteniendo desganada la respiración, con tal de que no sea vista y no levante sospechas. 



¡Y la fiesta continúa! Quizás la pequeña escapada a la piscina fuese cosa de un momento, pero continuamos viéndolas consumir sustancias, hasta que llega un punto en el que la afectada se halla totalmente sometida a los efectos de la droga. 




En ese preciso instante, es llevada de nuevo en el baúl hasta el hotel en el que se alojaba y, mientras las aliadas de Rihanna mantienen dicho equipaje junto a ellas, esta observa una colección de armas, dubitativa acerca de cuál escoger, pero...¿con qué fin? 






¿Quizás una sierra? ¡Qué va, demasiado hardcore! Opta por un cuchillo, eso sí, cubriendo sus manos con guantes, y fija sus ojos en su nueva víctima. 



¡Que es, exactamente, el marido de la mujer que previamente habría secuestrado! Así como al que podría referirse en el tema como "bitch", dirigiéndole sin reparos un "better have my money, pay me what you owe me".

Pero, esto además, guarda referencia con un hecho pasado en la vida de la cantante. Y es que, allá por el 2009, estuvo al borde de la bancarrota debido a la inoportuna gestión de su contable ("The Accountant"). ¿Podríamos interpretar, entonces, que tanto este single como este vídeo es una "venganza artística" contra el mismo? 


De manera inmediata, comenzamos a saber la verdad tras sucesos que no quedaron del todo esclarecidos tras el secuestro. 



¿Cuánto amor debía de sentir por su mujer, no? Cuando ella era colgada del techo de la nave, atada de manos y piernas, Rihanna realizaba una llamada telefónica, ante la que el probablemente él respondería con muchísimo desdén.



Acción ante la cual Rihanna enfurecería imagino que, también, sorprendida por la poca preocupación que demostraría por su pareja. 




Como es lógico, Rihanna habría optado por el chantaje para hacerse con el dinero que, además, de un modo u otro le pertenecería. ¡Cuál sería su reacción al descubrir la cantidad de 420 dólares en su cuenta bancaria! 



Y, antes de colgar de aquella manera en la cabina de la gasolinera, contactaba de nuevo con el marido de la mujer secuestrada, el cual disfrutaba con dos mujeres rodeado de una inmensidad de billetes. 




La cantante no tiene más alternativa que acabar con su vida para hacerse con el capital tan ansiado por ella. Chantaje tras chantaje, su fortuna ni tan siquiera ha experimentado incremento alguno. 



Llega, incluso, a cortar la mano del contable, como es apreciable en un instante del vídeo, en el que observamos pequeñas secuencias en blanco y negro (que habrían sido grabadas tras el asesinato) y una valla que prohíbe el paso a la zona en la que el crimen ha tenido lugar. 






Con angustia y desesperación, se resigna ante el destino que le espera y aquella sanguinaria secuestradora acaba con su vida, sin más dilación. 



Pero...Aún falta algo por descubrir. Y es que...¿Quién andaba sentad@ tras aquel banco en mitad de un suelo cubierto por césped?


Según nos vamos acercando, no solamente apreciamos que no se trata de un asiento o de cualquier tipo de mobiliario urbano, sino de un gigantesco baúl, del cual se sostienen unas piernas cubiertas de sangre. 


Aunque por un instante pueda parecer que carece de vida, ¡nada más lejos! Rihanna, tumbada en dicho cofre, ha conseguido hacerse con su fortuna y disfruta de ella, ensangrentada y desnuda, mientras enciende un cigarrillo. 



Sin miedo alguno a ser descubierta, inhala el humo de su cigarro y lo degusta, tranquilamente, expuesta ante tan verde y acogedor paisaje. 



Durante pocos segundos un fondo rojo acompaña a las siglas del tema y el vídeo musical finaliza con la artista, caminando hacia el frente con un gesto amenazador y sereno, cubierta de sangre, probablemente a modo de advertencia para todo aquel que se cruce en su camino con las peores intenciones...



¡No os lo perdáis! Y, si no habéis podido verlo, os lo recomiendo totalmente. A niveles generales escalofriante y misterioso, así como cómico y la mar de entretenido, para mí es estupendo y está plagado de momentos sin desperdicio. Pero, comentadme, ¿qué os parece el clip de "Bitch Better Have My Money"?

No hay comentarios:

Publicar un comentario