domingo, 5 de marzo de 2017

Crítica de "Divide", Ed Sheeran


El tercer álbum de estudio de Ed Sheeran, Divide, estilizado como ÷, vio la luz el pasado viernes, día 3 de marzo de 2017, tras casi tres años desde la edición de su predecesor, Multiply (x). El nuevo trabajo del artista británico consta de doce pistas, número que asciende a un total de dieciséis en su edición deluxe




1. Eraser  – Antecedido por sus primeros acordes, su producción discográfica inédita da comienzo con unas estrofas recitadas a modo de rap y con estribillos entonados, tal y como sucedía con The Man uno de los más memorables cortes de su trayectoria, perteneciente a su penúltimo disco, no obstante, de la mano de una atmósfera sonora más positivista. Se trata de toda una declaración de intenciones, en la que alude al arma de doble filo que suponen la fama y el reconocimiento público (“Supongo que es un día normal para mí, sin un trabajo de cinco a nueve, o un grado universitario, estando preso en las trampas de la industria”), así como a la propia burbuja interpersonal, en la que Sheeran se refugia de su sufrimiento (“Encontraré la comodidad en mi borrador de dolor”). 8


2. Castle on the Hill  – Con una predominante aura de pop-rock, así como con notorias influencias de folk, una de las primeras pistas extraídas de Divide no solo destaca por el eufórico despliegue dado en varios de sus versos, sino también por suponer una agridulce oda a la nostalgia, en la cual tienen cabida múltiples recuerdos y retazos imborrables vividos que, desafortunada y probablemente, podrían no retornar jamás, siendo el artista consciente de dicha realidad y haciendo partícipe de la misma, de manera sorprendente, al oyente. 8,5


3. Dive  – La leve intervención de un coro, así como un solo de guitarra eléctrica, ejercen la función de aderezo para una composición que, impregnada de la esencia del cantante, se basa en los antecedentes de una relación amorosa, cuyos cimientos no han sido aún pavimentados, hecho que le inquieta debido al posible temor de que ello desemboque en un romance fallido. A pesar de su cadencioso desarrollo, su encanto es más que notorio. 7


4. Shape of You  – La innegable incidencia de sonidos selváticos, quizá como producto de la masiva expansión y el consecuente papel protagónico del house tropical a lo largo de los últimos meses, desembocan en un up-tempo plagado de sensualidad que con tanta calidez ha sido recibido por parte del público. Resulta tan predecible como irresistible: ¿será responsable de ello su fórmula tan puramente radio friendly o su estribillo, que se presta a ser coreado a todo pulmón? 9


5. Perfect  – Una edulcorada canción, marca de la casa, en la que entran tanto en juego una preciosa instrumentación, en la que son percibidas pinceladas varias de R&B, así como un romanticismo incandescente que podría originar un hechizante vídeo musical, se reafirma como uno de los cortes del álbum que acumulan numerosas papeletas a la hora de desempeñar la función de single promocional del mismo de cara al futuro. 8

6. Galway Girl  – La ciudad irlandesa de Galway supone la ambientación de la pista de mayor brevedad de Divide, en la cual, si bien Edward Christopher hace gala de su versatilidad vocal, da también lugar a una composición que, al margen de su vivaz espíritu, no solo carece de relevancia dentro del conjunto del citado long play, sino que se presenta, al margen de sus coqueteos con instrumentación de menor convencionalidad, al menos en cierto modo, como prescindible. 6

7. Happier  – La melancolía y las cicatrices emocionales tras un desenlace sentimental no superado y devastador para una de las partes de la entonces existente pareja, en este caso el compositor de Thinking Out Loud, son retratadas a la perfección en una dolorosa balada, desoladora no solo debido a la interpretación de Sheeran, o a su cautivador desenlace, sino a todo cuanto relatan sus versos. “Pareces más feliz, sí. Mis amigos me han dicho que algún día lo sentiré yo también. Hasta entonces, sonreiré para ocultar la verdad, pero sé que era más feliz contigo”, enuncia el cantante, haciendo referencia a la citada relación, ya derruida y reducida a ruinas. 9


8. New Man  – En contraposición a las circunstancias expuestas en el séptimo lugar del tracklist, a continuación se presenta una proposición amorosa con la cual Ed alude a la relación en la que el amor de su vida se encuentra inmersa, en la que parece estar sumida en la infelicidad, ante el conocimiento del músico, quien está dispuesto a olvidar a la actual pareja de la susodicha en el caso de que ella misma renuncie y modifique su actual situación. Sus versos transcurren de la mano de un corte pop que, aunque no desdeñable, no logra para nada hacerse un hueco entre los más sobresalientes momentos del disco. 6

9. Hearts Don’t Break Around Here  – Si bien su atmósfera más intimista podría suponer un aliciente más que lógico a la hora de ser interpretada de forma acústica en los directos, la canción en cuestión, una negativa a la destrucción de un amor perfecto e incorruptible, se califica de manera automática como anodina, debido a la escasez de todo aspecto que le confiera aptitud alguna para ser retenida en la memoria del oyente. 5,5

10. What Do I Know?  – El cantante bebe de referencias a sus vivencias personales y apela a la alienación de la que sufre el mundo en distintos aspectos, para dar lugar a un corte basado en la relevancia del amor para la humanidad, perceptible como un mero pensamiento del cantante, quien reflexiona en voz alta, respaldado por una composición que no trasciende en exceso más allá de la descafeinada sensación de agrado. 6


11. How Would You Feel (Paean) – Sheeran crea magia nuevamente, sin mayor acompañamiento que el de una guitarra acústica y su propia interpretación, originando así una conmovedora composición que brilla desde sus primeros acordes, gracias a su belleza melódica, tan melancólica como lumínica, a lo que contribuyen sus estrofas, imbuidas de devoción amorosa. 10


12. Supermarket Flowers  – Una lacrimógena balada a piano, la cual consta de unos de los títulos más atractivos del álbum, caracterizada por una fragilidad cautivadora, supone un homenaje a la abuela del británico, fallecida durante el proceso de grabación de Divide. Enfocada desde la perspectiva de su madre, consta de versos tan devastadores como esperanzadores: “Eras un ángel con la forma de mi madre. Cuando caiga estarás ahí, sosteniéndome. Abre tus alas mientras partas, cuando Dios te lleve de vuelta, dirá: «Aleluya, estás en casa». En ocasiones, la gran carga emocional de determinadas pistas es tal que las palabras apenas pueden alcanzar a reproducirla y, esta es, sin lugar a duda, una de ellas. 10

13. Barcelona  – La Ciudad Condal es la ambientación con la cual el cantante, en una invitación al disfrute sin mayor pretensión, da comienzo con su primer bonus track al formato deluxe de su nueva producción. Si bien carece de todo sentido negar que se trata de una divertida propuesta, termina por convertirse en un cuadro de proporciones bíblicas una vez que son entonados con un digno acento versos tales como “Los otros, viva la vida, siempre vida”, por no hablar de “Mamacita, rica”, con el cual evidencia todo desconocimiento del uso lingüístico de la localidad en cuestión: un experimento tan cómico como esperpéntico. La fijación del artista por España, no obstante, hizo acto de aparición por primera vez con Tenerife Sea, una referencia a la isla canaria, perteneciente a Multiply. 4,5


14. Bibia Be Ye Ye  – Como producto de su viaje a Ghana, país africano al que el británico se desplazó en el año 2011, el cantante se alió con un compositor ghanés, unión que originó esta pista, contenedora de fragmentos varios en chuí y caracterizada por influencias varias de músicas del territorio en cuestión, prosiguiendo así con la esfera multicultural emprendida desde su pista predecesora, y ofreciendo al conjunto de temas un soplido de aire fresco. 7

15. Nancy Mulligan  – Las raíces de Sheeran hacen acto de aparición por segunda ocasión en un corte que, no solo bebe de distintos elementos de la canción irlandesa, sino que además supone una referencia a sus abuelos paternos, originarios de dicho país, en especial a su abuela, quien da nombre a la canción en cuestión, que abarca distintos episodios de sus respectivas vidas, envueltos por un instrumental repleto de júbilo. 6,5

16. Save Myself  – El álbum concluye con su decimosexta pista, dando por finalizada la edición deluxe con su cuarta canción añadida. Distante de los tres up-tempos precedentes, Ed regresa al terreno de las baladas, de nuevo junto a un piano, en esta ocasión con una oda al amor propio, en lo que respecta a la importancia de prestar atención a uno mismo, debido a que en ocasiones, la entrega a los demás, también de relevancia, puede desembocar en una devoción tan inmensa que la felicidad propia llegue a peligrar. ¿Podría ello ser una deconstrucción de todo aquello vivido por el artista, y ser sus últimos versos (“Y antes de amar a alguien más, tengo que amarme a mí mismo”) una referencia a su percepción sobre sí mismo y sobre la vida de cara al futuro? 6

Grandes eran las expectativas depositadas en el intérprete de The A Team de cara a su nueva entrega, no solo por el gran rendimiento comercial con el que era recibido en los últimos tiempos, sino también por los casi tres años transcurridos desde que fuese editada su más reciente producción discográfica, la cual ponía de manifiesto a un músico que proseguía con el proceso de búsqueda de su identidad, con pistas que aún son recordadas, no solo por sus seguidores, sino también por el gran público. 

De cara a esta nueva etapa de su carrera en la industria fonográfica, Divide no solo evidencia la riqueza interpretativa de Ed Sheeran a nivel vocal, notoria en varias de las composiciones incorporadas en el mismo, sino que también trae consigo distintos cortes que reafirman su negativa ante la renuncia con respecto a sus comienzos y sus raíces artísticas, con pistas que destacan por sus emotivas historias de amor, entre las que pueden mencionarse Perfect o Happier



Eso sí, son las distintas influencias de terrenos musicales hasta ahora inexplorados los que permiten entrever la ambición y el ansia del artista británico de crecer y reinventarse, aspecto que jamás pasa desapercibido. Si bien Multiply se nutría, de un modo u otro, del hip-hop, en esta ocasión el intérprete se sube al carro de las tendencias tropicales más demandadas del mercado (Shape of You), recibiendo también enriquecedoras influencias de músicas y culturas del mundo, tal y como puede comprobarse en varios de los bonus tracks (Bibia Be Ye Ye, Nancy Mulligan).

No obstante, es posible que, a la hora de alcanzar la madurez artística suficiente como para editar álbumes de estudio cuyos cortes posean un notorio equilibrio cualitativo, un concepto aritmético (+, x, ÷), por muy atractivo que este sea, no sea suficiente. No obstante, es la implicación de Sheeran y su —casi— inconfundible y consolidada identidad musical lo que convierte a Divide en un digno cuerpo de trabajo que, a pesar de traspiés varios, dibuja con gracia la posible futura trayectoria de un artista cuya capacidad de cautivar al público se ve engrandecida con cada creación.

65/100

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada