viernes, 9 de agosto de 2013

Crítica de "Saxobeats", Alexandra Stan.





Mi crítica número 37 toma base en el disco debut de una de las artistas Dance más populares de Europa, la rumana Alexandra Stan, “Saxobeats”.

Fue lanzado el 16 de agosto del 2011 aunque en distintos territorios europeos tuvo una distribución algo variable. Desde entonces ha gozado de un éxito bastante bueno o, por lo menos, en su país natal, donde ha llegado a comercializar más de 300.000 copias.

Alexandra define las canciones del álbum como que la mayoría de las canciones componen su vida y varían entre ellas: todo ello encubierto por estilos musicales entre los que se encuentran el Pop, House, Dance, Euro-Dance y Euro-Pop.

“Saxobeats” cuenta con trece temas en total, de los que cinco de ellos son Remixes, por lo que nos quedamos con ocho canciones inéditas.


 

Iniciamos este trabajo discográfico con “Mr. Saxobeat”, el mayor éxito de Stan hasta la fecha que, a pesar de ser lanzado a finales del 2010, tuvo muy buena acogida en el 2011 (especialmente en Europa).

Y precisamente con esta canción descubrí a esta artista, en un anuncio de televisión de un recopilatorio de Hits.  La escuché muchísimo en su momento pero aún así a día de hoy me encanta: es de lo más pegadiza, bailable e ideal para una noche de fiesta y emplea a la perfección el House, el Euro-Dance más el ritmo del sonido de un saxofón.

Nos habla sin tabúes de un chico que le vuelve loca, y en su vídeo musical podemos ver como es apresada en una cárcel. Pero, que gracias a sus atributos femeninos, es liberada por un policía: se pone el uniforme de trabajo y logra escapar. Básicamente, un vídeo bastante sensual y entretenido.

“Tú me haces esto, elévame, bájame, jugando dulcemente, haz que me mueva como una loca, señor Saxobeat.

Hey, chico sexy, libérame, no seas tan tímido, juega conmigo. Mi chico sucio, no puedes verlo, que permanecerás junto a mí”.


10/10



Seguimos avanzando en el disco con un tema que deja mucho que desear pero que busca hacer bailar y, para qué vamos a mentir, lo consigue: “Ting Ting”.

Es uno de los puntos donde el Euro-Pop se apodera más del disco, pero sin surtir mucho resultado: la letra es de lo más cliché que puede existir y no solo eso, sino que la mayor parte de esta se compone de “ting ting ting ting” o “parapapaparapara”, básicamente. Puro cacao mental.

Pero es precisamente esto lo que le permite ser pegadiza, y lo que hace que sea uno de los peores temas del disco, ¡con diferencia!

“Ojos mirándose, sus labios tocando, sus caderas moviéndose, usted y yo, tú dices, ting-ting, ting-ting, ting-ting”.

6/10



“Show Me The Way” es un tema mucho más personal y romántico que sus dos predecesores. Comienza prácticamente siendo una Balada Dance, pero poco a poco desemboca en un tema con toques House.

La voz de Alexandra adopta un tono en este tema que no acaba de convencerme por completo, pero que mejora al completo respecto a la letra teniendo en cuenta el anterior tema: nos habla de un chico que le hizo sentirse apasionada y enamorada por primera vez.

“Nunca me he sentido de esta manera, te amo, te amo, nunca me he sentido de esta manera, cariño, tú me enseñaste la manera.

Pensaba que eras solo para una noche, pero parecías ser mucho más. Sentí algo dentro de mi corazón, lo que tus ojos podían enseñar”.

7/10



Por si algunos no lo conocéis, os presento al que es el single debut de la carrera de Stan, lanzado en el 2009: “Lollipop (Param Pam Pam)”.

Un tema Euro-Pop con toques de Dance y que cuenta con un saxofón en su producción, que apenas gozó de éxito y que es de lo más pegadizo y, sin duda, el más explícito de su carrera. Nos cuenta, básicamente, que hay un chico al que complacerá solamente después de que este agrade a ella.

Su vídeo musical no se queda atrás en cuanto a explicitez: es de lo más insípido, desabrido, falto de ideas y con menos presupuesto que puede haber. ¡Pero oiga! Tiene su pega: y es que varias chicas junto a Alexandra nos muestran sus cuerpos sin temor a alguno, solamente con el fin de excitar y provocar, y lo consiguen (que es su única función, a la vista está).

“Soy deliciosa, sabes que estoy caliente, soy muy deliciosa, como mi chupete”
“Si quieres ver mi pam pam param pampam, si quieres sentir mi pam pam param pampam, si quieres tocar mi pam pam param pampam solo tienes que lamer mi chupete”.


7,5/10



Una de las producciones más poderosas del disco pero que no logra hacerse un hueco entre la lista de mejores temas de este es, sin lugar a duda, “Crazy”.

Con un perfil más de Dance-Pop, incorpora de nuevo la participación de un saxofón y es de lo más pegadiza, la verdad. Antes llamada “Energy”, vuelve a tener una letra que para mí no llega a resultar del todo satisfactoria.

Resulta que hay un chico que aporta energía a Alexandra, la enciende y la vuelve loca, básicamente, le apasiona.

“Pon un poco de energía, sí, sabes que me enciendes, creo que me volveré loca. Lléname con tu energía, sí, sabes que me enciendes, creo que me volveré loca”.

8/10




Y hemos llegado, por fin, al que creo que es el mejor tema del álbum, la joya de “Saxobeats” y   un tema que merecía ser single: “Bitter Sweet”.

Con un Euro-Pop que invita a bailar sin parar, una estructura pegadiza y un ritmo pegajoso, es también la mejor letra del disco (y tampoco es para tirar cohetes, es algo cliché, pero mejor que algunas de este, sí que es: más claro que el agua). Un vídeo para este tema hubiera sido algo entretenido de ver.

Alexandra nos cuenta que está atrapada en una relación agridulce, en la que sabe que su chico la quiere, pero inevitablemente la pone enferma y le sirve una comida envenenada. ¡Hay gente para todo!

“Eres como una tarta agridulce: porque estás relleno de crema y tienes una cereza de mentira en la cima. Cuando no estás alrededor, todo se desmorona, todo empeora conmigo, cuando todo no estás alrededor, todo se desmorona, ¿por qué demonios no puedes verlo?

Puedo sentir que tu amor es verdadero pero sé que me estás haciendo enfermar. Chico, me estás sirviendo una comida envenenada y sé que me hace enfermar: creo que estoy mejor, creo que estoy mejor…Sin ti”.

10/10



Vamos finalizando el disco con el que es el tercer single y tuvo más o menos buena acogida aunque no logró igualar el éxito del segundo sencillo, y es “Get Back (ASAP)”.

Y es que, cargada de House, Dance, Euro-Dance y Euro-Pop, se trata de uno de los mejores temas del disco sin lugar a duda, pero que recuerda considerablemente a “Mr. Saxobeat”: ya no solamente en la estética del tema con el saxofón sino además con la estructura de la letra.

Es de lo más pegadiza, con un ritmo que atrapa y de lo más bailable, uno de los platos fuertes de “Saxobeats”, sin duda. Nos habla de un chico que le hace perderse, que le vuelve loca, que le apasiona, que le enamora, que lo quiere de vuelta para que la pruebe.

Su vídeo musical es también una continuación (pero esta vez, visual) del éxito del segundo single, ya que escapa de los mismos policías que aparecían en el vídeo del último tema mostrado y logra escapar de la misma manera.

Nos encontramos en una especie de taberna donde sorprende con su excelente cuerpo y delante de una multitud de hombres a los que logra engatusar.

“Cariño, bailarás conmigo, y siente las olas, siente las olas. Cariño, ven conmigo, cae en el placer, cae en placer; querrás hablar, querrás hablar, no es el momento. Y mi sexy bikini se caerá, tic-tac-toe, no juegues conmigo, pararé. Esta noche te haré mío.

Chico, me elevas, te quiero para probarlo. Vuelve, lo más pronto posible”.


10/10



Finalizamos el disco con el cuarto y último sencillo, que resulta ser la única colaboración que se da. En este caso, es con el rapero Carlprit, y el tema se titula “1.000.000”.

Un corte Euro-Dance que resulta ser uno de los temas más indiscutiblemente pegadizos del disco, pero usando una fórmula más bien cliché a nivel de letras. Alexandra busca a un chico que la haga sentir una entre un millón, y es esto lo que hace de este tema el más romántico del álbum, una lírica entrañable aunque excesivamente repetitiva y sin apenas variedad salvo el Rap del artista colaborador.

Su vídeo musical combina escenas de Alexandra con Carlprit juntos en una sala de espejos y una especie de puerta de garaje pintada, a la vez que podemos verla a ella en una jaula balanceándose o cubierta por completo de purpurina plateada: entretenido, sin más.

“Baila conmigo durante toda la noche, y haz que mi corazón se sienta como uno entre un millón. Uno en un millón. Milli-million, milli- milli- milli- million”.


9/10



Alexandra Stan debutó con un álbum hace casi dos años y a día de hoy está pendiente por ser sacado su siguiente disco (que probablemente se haya retrasado por su desafortunado accidente con el que era su novio, el cual la maltrató físicamente: pero, por suerte, ella lo dejó y probablemente ahora ya se haya recuperado), el que espero que sea mejor que este que os acabo de mostrar.

“Saxobeats” es el poderoso y pegajoso corazón de un saxofón, un saxofón que emite latidos que tratan de buscar a alguien para hacerse con dichoso oyentes y que bailen a su son, y en parte lo consigue: no obstante, este saxofón no ha conseguido lucirse por varios motivos, ¿por qué?

Primero de todo, solamente ocho pistas inéditas, de las cuales 3 eran conocidas antes de que saliera el disco. Para el próximo álbum, sería ideal que hubiese un mínimo de 12 canciones; segundo, las letras necesitan una constante mejora, no ser tan clichés y ser más variadas, ganaría mucho (algo que ha mejorado un poco en sus últimos singles, “Lemonade”, “Cliché (Hush Hush)” y “All My People”).


¿Por qué no alguna que otra Balada Electrónica? Aunque está claro que esto último no le resulta estrictamente necesario, pues la voz y el gancho para someter a la gente al baile de sus temas no le falta, y consta de buenos vídeos. ¡Un poco más de promoción no le vendría mal!

En definitiva, como ya he nombrado, “Saxobeats” es un buen debut para iniciarse en el mundo de la música, y más específicamente en una sección en la que Alexandra es una de las que lleva las riendas, el Dance y el Pop Europeo. Destacar por encima de todo “Mr. Saxobeat”, “Get Back A.S.A.P.”, “1.000.000” y, sobre todo, “Bitter Sweet”.

¡Espero que con tu siguiente álbum la mejoría se haga de notar! Pero que de que has empezado con buen pie, de eso no cabe duda.

70/100

No hay comentarios:

Publicar un comentario